Algo de mí

Voy a hablar algo de mí.
No toda la vida fuí fotógrafo. Lejos de serlo. Es lo que hago hoy y ahora, y no sé que puede venir más adelante.

Pero de alguna manera hoy estoy sentado pensando en eso y como ciertas cosas me llevaron a ésto. Algo que disfruto terriblemente, hoy y ahora.

Desde hace un tiempo vengo leyendo y escuchando quejas sobre despidos injustificados, otros que parecieran serlo, gente que ha perdido algunos beneficios, otros que los han ganado y así. Pareciera ser todo una balanza en esta vida.

Hoy al levantarme me puse a pensar en eso y en toda mi vida. Pasé por demasiados trabajos. Desde mis 15 años trabajo. Y jamás me quejé sobre alguno más de lo cotidiano.

Comencé picando hielo en barra y sirviendo bebidas en el boliche bailable de mi tío. Para mí, amante de la música, no hubo un boliche que sonara tan bien como ése. Eso lo hice durante los últimos años de mi secundaria, todos los días sábados: mientras mis compañeros de colegio del pueblo iban a bailar, yo los atendía, y a veces pedía permiso para bailar uno o dos temas. Y volvía hasta el final de noche a limpiar la barra. Ese olor particular no se me olvida jamás.

Después me tocó mudarme a Córdoba, donde muchos de nosotros terminábamos estudiando. Comencé la carrera de Periodismo pero duré poco tiempo porque mis padres ya no nos podían mantener y debíamos buscar trabajo.

Un 23 de Mayo salí a buscar trabajo. Recuerdo que me presenté en plena peatonal en lo que era totalmente desconocido para mí hasta ese entonces: hacer cola junto a desconocidos que con el diario en la mano iban marcando posibilidades. Eramos muchísimos. Debíamos subir una escalera negra y en un piso lleno de mesas, inundado de luz y calma tuve la entrevista con Marcelo. Y le dije la verdad: que no tenía experiencia pero que podía aprender.

El día 24 de Mayo comencé a trabajar. Atrás de la barra, sirviendo jugos de naranjas exprimidas y bebidas sin alcohol. Ahí fué por primera vez que escuché a Seal y a Crandberries. Y me dije: “esta es la música que quiero escuchar siempre”

De servir bebidas pasé a atención al cliente en poco tiempo ya estaba atendiendo un nuevo local en un shopping recien inaugurado. Ahí nomás su dueña, Silvia, me encomendó que me encargue de la “gráfica” del local: dibujaba cada cartelito de precios y su detalle, con dibujos alusivos hechos con Rotrings de colores. El estilo y la gráfica actual que veo en muchos locales de moda en el día de hoy me recuerdan a esos tiempos. Lo hacía porque lo disfrutaba.

Un año duré ahí. Exactamente. Renuncié un 25 de Mayo porque una nueva ooportunidad se presentaba ante mí: una clienta habitué, Soledad, me ofrecía presentarme a trabajar a un AFJP. Con miedo, y sin experiencia de estudios o trabajos calificados me postulé y quedé como asesor previsional. Fué hermoso usar traje, corbata y llenar documentación. Conocí mucha gente con la cual charlábamos de la vida mientras trataba de cerrar el trato. Viajé a Salta, conocí caminos hermosos y fué algo que ese trabajo me regaló.

Me despidieron un año después, o dos. Sin causa y con la amenaza de que figuraría en una misteriosa lista negra si les hacía algún tipo de reclamo y que jamás conseguiría trabajo de nuevo. Firmé y me fuí. Al Gordo Cárdenas nunca más lo ví.

No hubo resentimiento, no hubo enojo. No hubo reclamos ni gritos ni cortes de calle. Sólo hubo un llamado a mi madre para contarle la situación y escuchar la frase: “Ya va a aparecer algo, hay que tener fé.” Cosas que dicen las madres no? Bah… supongo, al menos la mía lo dijo muchas veces.

Y así fué mi vida en Córdoba.

Pasé de eso a atención al cliente de una nueva tecnología que eran los celulares, gané plata, me convertí en experto de atención al cliente, me pusieron a capacitar gente, mi supervisora no me firmó jamás los pases a otra áreas, me enojé, putée, pero hacía mi trabajo, me terminaron “despidiendo” y me pagaron una indeminazación de 6000 pesos en ese momento. En un cheque. La primera vez que veía un cheque por tanto dinero.

En ese momento aprendí lo que llamé más tarde “Los que tienen el Poder del No”

No hubo enojo, no hubo reclamos. No hubo corte de callles ni puteadas. Hubo sí abrazos y saludos cada vez que me cruzaba con alguno de mis viejos supervisores en la calle, incluso con la Aldecoa que jamás me había firmado los pases.

Fuí y me compré una computadora. La primera de mi vida. Una iMac. El primer modelo. La verde agua. Y no sabía siquiera como se encendía. Y comencé a investigar y decidí que quería hacer algo de diseño. Aún recuerdo el verde manzana de fondo que usé para diseñar mis propias tarjetas personales. Mi nombre completo estaba escrito en Helvetica en negro pleno y todo junto: LisandroMoisésEnrique, sólo que Moisés, estaba destacado en “bold”.

Nunca las hice.

Tuve que dejar del departamento, no podía pagarlo más ni tampoco llenar la heladera como lo hacía con el excelente sueldo que tenía antes. Todo eso había desaparecido. Me fuí de ahí dejando una heladera en forma de pago por lo adeudado. Me fuí por unos días a una casa de alguien que me dió alojamiento.

No hubo enojo. Era lo que me tocaba transitar.

Busqué trabajo y sólo conseguí a la vuelta de donde vivía trabajo como “diseñador” en una pequeña gráfica y fotocopiadora. Cristian me ofrecía un empleo de lujo: usando mi propia computadora, podía diseñar panfletos para carnicerías y pizzerías de la zona, comer ahí y también dormir en el suelo en un colchón que él mismo me proveía. Eso sí, a las 7de la mañana arriba. Había que correr las cortinas del local y comenzar a recibir los clientes. El pago era la comida, que variaba entre arroz con caballa – el atún era caro y Silvia la novia del dueño manejaba las finanzas – y polenta o fideos.

Y así estuve un tiempo. Con un compañero que me enseñaba cosas de diseño y gráfica que venía del sur, de la tierra de lo pingüinos y los vientos. Él sí tenía experiencia en diseño porque había trabajado en diarios locales. Era hijo de desaparecidos. Bah, su madre en realidad, porque su padre había “desaparecido” pero apareció cuando tenía 15 o 16 años a decirle “Hola, soy tu padre, y estoy vivo”.

Ese fué mi primer contacto con esta parte de la Historia.

De ahí me fuí, quien sabe donde. Sólo sé que quise dejar algo que ya no me parecía justo. No hubo enojo, ni crisis, ni llantos, ni patadas. Sólo una anécdota más en mi vida que me sirvió para aprender muchas cosas.

Desde ese momento hasta hoy pasaron muchísimos trabajos, incluso hubo momentos que no los tuve y tampoco tuve donde vivir o dormir. Recuerdo una noche sentarme frente a la Catedral en un banco de la plaza y llorar pensando si ese sería lo que me esperaba.

Lo que hice fué juntar fuerzas y seguir buscando. Una cosa siempre lleva a la otra, y lo que nos espera, nunca lo sabemos.

Cobrador de deuda para Aguas Cordobesas, vendedor de Celulares, vendedor de telas de tapicería, diseñador freelance, atención al cliente, responsable de sucursales, administrativo en una Ferretería, vendedor de tecnología, atención el cliente telefónico, y tantos otros más. De todos aprendí.

Nunca pude estudiar. Estaba demasiado ocupado en sobrevivir, a la vida y otras tantas cosas. Y no es justificación, pero jamás me victimicé, ni siquiera cuando ya no daba más. No hubo queja. No hubo cortes de calle. Ni siquiera cuando no tenía llaves en los bolsillos de algún lugar al que podría llamar “casa”.

Sólo me levanté, y seguí. Adelante. “Algo va a aparecer, tenes que tener fé”.

Con el enorme peso de jamás haber estudiado encima, de no tener un título universitario a mis espaldas, me costaba aceptar ciertas cosas, hasta que mi querido amigo Gabriel me ofreció la oportunidad de presentarme en LA agencia de publicidad de Córdoba por esos entonces. Busqué la manera sutil de decirle que no, que no creía que ese trabajo era para mí, pero me convenció y fuí a la entrevista con Daniel. Mi verguenza era tal que llevé una carpetita con algunos trabajos impresos y en un momento, luego de una charla cordial me animé y me sinceré antes que llegara la pregunta a la que más le temía en la vida: ¿Donde estudiaste y con quien?

– “Yo no estudié nunca, mil disculpas, esto es lo que sé hacer, no entiendo muchas cosas, quizás yo se algunas cosas con algunas palabras, y vos las sabes con otras, pero mil disculpas, vine porque Gabriel me insistió.”

– “Esto es lo que yo estaba buscando, alguien exactamente como yo, que no tenga estudios”

Ahí aprendí otra gran lección, la que llamé “Los que tienen el Poder del Sí”

Fué un tiempo maravilloso. En un embiente increíble. Me fuí porque no se cumplieron ciertas partes del “contrato”. No recibía la paga que creía merecer y eran demasiadas horas en un ritmo que jamas era certero. El ambiente publicitario es así, sabes a que hora entrás, pero no sabes a que hora salís.

No hubo enojo, ni gritos ni puteadas. No hubo nada de eso. Sólo mi queja y descontento formal entre mis compañeros.

Y me fuí a otra empresa del rubro que me ofrecía un poquitín mas de plata pero un horario de salida todos los días. Y también fué hermoso. Y aprendí muchísimas cosas. Y cuando sentí que no se cumplían ciertas condiciones, o yo ya no era lo suficientemente útil, le dije a mi jefe que me iba. Sin un peso. Sin otro trabajo. Sin otro cliente.

“Algo va a aparecer, vos siempre tenes suerte”, me lo dijo esta vez “el Dani”, el esposo de Marcela que alguna vez me dieron casa y comida cuando no lo tuve.

Y apareció un cliente que necesitaba diseño. Y luego otro, y otro. Y un día mi mejor amiga me dijo “Yo te presto la plata para la cámara, tenés que aprender a aceptar y recibir”. Y mi otra amiga Pato, me dijo: “Claro amigo, tenemos que aprender a recibir ayuda”

Y luego apreció “la Juli” y mi primer trabajo de 15 Años cuando no sabía ni siquiera como hacer una Fiesta de 15 Años – esa anécdota es divertida y hermosa. Y hoy estoy aquí.

En esta resumidísima historia de mi vida. No hubo quejas. No hubo cortes de calles. No existió hecharle la culpa a otros por lo que me tocaba vivir.

Todas las veces me levanté y seguí. Con más, con menos, pero seguí. Algunos días triste, otros días alegres, pero seguí trabajando todos los días desde los 15 años.

Y he tenido muchas satisfacciones eh! Y mirá que soy quejón, y malhumorado y me gustan las mañanas silenciosas. Pero también disfruto, lo que me toca.

Ha sido justa la vida conmigo? Claro que sí. Fué injusta la vida conmigo? Jamás. ¿Es injusta la vida? No puedo saberlo hoy, no tengo respuesta a eso: no parece ser justo que un bebé no llegue a tiempo, que se muera gente de hambre, que haya abusos, que no haya Justicia, y que haya tantas y tantas historias más sin escuchar o leer.

¿Es justo que alguien se quede sin trabajo? Y… no lo sé. Yo hablo por mí. Yo me quedé sin trabajo decenas de veces, pero decenas de veces me levanté y seguí buscando y trabajé – literalmente – por la comida. Durmiendo en el piso. ¿Hice un escándalo? No. ¿Pedí algún trabajo de arriba a algun familiar cercano político? No. Simplemente me levanté porque mis dos piernas aún siguen fuertes y busqué trabajo. En lo que sea, porque una cosa lleva a la otra. Siempre.

Y hoy hago esto: fotografía. Pero no sé si lo haré el resto de mi vida. No lo sé. Lo disfruto hoy y ahora. Y no me quejo si hay menos trabajo porque hay cada día más fotógrafos. Me adapto, aprendo, sigo. No me quejo y publico en cuanto medio sea posible que todo esto se va al carajo y que la culpa es de quienes eligieron lo que eligieron. No lo hago. Simplemente me levanto todos los días, saludo y hago lo que tengo que hacer: algunos días con más cosas para hacer, y otros días con menos, pero siempre hago. No me quejo. No grito. No hecho culpas. No pataleo. No me burlo. No disfruto de la desgracia ajena. Simplemente no está en mi ser. No es parte de mí.

Trabajo. Desde los 15 años.

Y no necesito una hinchada que me aplauda por eso. No falté a mi trabajo para ir a aplaudir a alguien – aunque reconozco que falté un par de veces por presentaciones de Steve Jobs, pero seguía trabajando desde casa.

Trabajo. Eso hago. No corto calles, no hago escándalos ni pataleo. Y cuando algún día no tenga clientes o ya a nadie le guste lo que hago, no voy a culpar a mis colegas o a la competencia por sus precios o formas, simplemente veré que hacer porque entre ese chico de 15 años al que se le pegaban los dedos en el hielo hasta el hombre de hoy, han pasado muchas cosas, pero el orgullo de ser un ser humano independiente es más fuerte que cualquier otra cosa, y eso hace que me pare y siga todos los días, como tantos otros que tienen millones de cosas más por las que seguir adelante.

En esto pensaba hoy al despertarme. Sólo veo quejas, gritos y pataleos. Gente que debería estar haciendo algo algo productivo, prefiere estar haciendo eso.

Mis padres no tienen gran Educación. Pero sí conocimiento. Y mi madre en particular jamás permitiría que me queje más de lo necesario: un par de gritos y a seguir. Pero ché! Ponete a hacer algo!

A muchos creo que les falta un chirlo, verbal aunque sea. Menos quejas, más hacer. Y hay mucho para hacer todavía.

El sonido del secreto.

Hoy revelé un secreto de más de 20 años. No me costo hacerlo. Eran desconocidos. Nuevos conocidos. Y escuché los suyos. No me pareció importante una vez dicho, y todo lo escuchado tampoco me pareció serlo y en algún punto nos parecíamos.

Decir lo que se lleva dentro es escupir un ladrillo muchas veces. Este secreto era para la mayoría, no lo fué hace años para otros. Pero era un secreto para ellos. Habrán sentido lo mismo que yo? Habrán querido indagar más en la historia que lo formaba?

No lo sé.

Tampoco me parece importante. Un secreto ya no es un secreto una vez que se ha compartido, y es compartido entre las partes involucradas, sean 2, 3 o más. Esas partes lo saben, lo recuerdan y ya no es secreto. Es silencio, que no es lo mismo.

Hoy revelé un silencio. El sonido se hizo visible.

Mi relación con Il Gatto Trattorias de Gral Paz 120: seguimos igual.

Tratar de almorzar en el centro de Córdoba puede ser una tarea de expedición. La ciudad ha mutado en los últimos años y el centro comercial – entiéndase zona comprendida entre Av. Colón, Tucumán, San Martín y 27 de Abril – que a medida del crecimiento de locales de ropa de marcas no conocidas, de puestos ambulantes y de basura y mugre por doquier se pudo observar el detrimento en misma escala de buenas opciones para salir a Almorzar o Cenar.

La verdad no hay muchas. Menos en horarios nocturnos. Por supuesto la sociedad cordobesa – o parte de ella – parece conformarse con la proliferación de locales de Super Panchos que agravan aún más la situación de limpieza de los espacios públicos y de pizzerías y lomiterias baratas. Pero restaurantes para sentarse a comer y disfrutar de una comida… En el centro de Córdoba… Ya no quedan.

Sí quedan quienes de han ganado un espacio en el público, ya sea por “tradición” basados en el tiempo o calidad de su comida o servicio. O quedan aquellos que siguen pensando que todavía tienen éxito por todo eso como Il Gatto Trattorias de Av. Gral. Paz 120.

Ya he escrito en varias oportunidades sobre este lugar de la ciudad de Córdoba. Y no recuerdo haberlo hecho alguna vez de manera positiva: pasan los años y seguimos igual o peor. Y el lugar sigue lleno de comensales. Acaso el Cordobés es conformista? Marquista? Careta? Poco exigente? No lo se, pero en cualquiera de los casos pareciera que yo mismo soy todo eso luego de haber expresado lo que antes dije.

Cada tanto vuelvo al Il Gatto. Ayer por ejemplo: salí de una reunión, las opciones eran Mc Donalds, Il Gatto o La Mora – un barcito de comidas ya definidas algo económico y sin mayores pretensiones. Como tenía ganas de sentarme y comer pastas la opción era clara así que entré a Il Gatto Trattorias, me senté y esperé. Y esperé. Y esperé un rato más. Y me fuí a Mc Donalds.

Por supuesto la McNifica no podría compararse con las pastas que pensaba comer en el local vecino pero al menos me atendieron. Me vieron! Ok ok en la cola de caja, parado, esperando como un preso en horario de almuerzo pero me fui feliz con mi bandeja.

Al salir del Restaurante del Gato Bigotudo pensé: “estos no cambian más”

Pero soy reincidente. Más rápido de lo que me gustaría serlo en realidad. AHHH si! Porque si alguien le gusta volver una y otra vez con la esperanza de una mejora, ése soy yo. Lo que pasa es que la comida me tira y es como un ex con el cual tuviste el mejor sexo de tu vida, volves una y otra vez. Y eso me pasa con Il Gatto, sólo que vuelvo pero con mi costado masoquista.

Hoy de nuevo crucé la puerta de vidrio de Av. Gral Paz 120. Hoy de nuevo estaba casi todo lleno. Hoy de nuevo pedí pastas que no había pedido jamás y que opacarian el sabor desabrido y mustio de la McNifica del día anterior. Hoy. Sí. Un día después de ayer. Y veo que nada cambió.

Mozos que te atienden sin ganas, ni siquiera ganas para un saludo de bienvenida. Baños en un estado vergonzoso. Empleado de sexo masculino limpiando y golpeando cañerías en el baño de Damas mientras la señora paqueta se trata de arreglar los rulos frente al espejo (habrá estado cuando ella hacía sus necesidades también? Pienso… Digo…), servicio de wifi que no funciona, ni el propio ni el ofrecido por Fibertel y hermosos individuales en las mesas con el patrocinio de una empresa de productos de Electricidad y una de Materiales de Construcción. Vamos nomás! Si esos son lo materiales de construcción que ayudaron a Il Gatto y así se mantienen… mejor compro en otro lado.

Las pastas? Ah si. Olvidate del puerro. Quizás ya no tenían. Sabor? Lamento decirlo y reconocerlo pero la McNífica se llevó el premio: demasiada salsa para los ravioles nadadores. Ahogados en una pomarola desabrida y algo ácida. Eso si, los hongos negros en oferta: para mí, para el gordo celoso de la mesa contigua y para la novia de él que se deja gritar: “sos una bipolar”. Hermosas charlas disfrute en mi almuerzo de Il Gatto.

Ok ok sobre esto último no puedo responsabilizar al lugar. Pero me tengo que quedar con esa nota de color y olvidarme al menos del estado de los baños???

Ok, supongamos que soy de esos cordobeses poco exigentes, conformistas, caretas y marquistas que salen a comer a lugares conocidos o “establecidos” para mandarme la parte después en Twitter o Facebook. Supongamos. Pero ni siquiera los baños me molestarían como para dejar de venir de una vez por todas a este Restaurante que año tras año, reincidencia tras reincidencia, no cambia ni mejora en nada??? Se justifica???

Comida de poco sabor. Porción buena, reconozco pero insípida. De verdad. Atención pésima: en lo que refiere a un servicio mínimo de atención al Cliente, Il Gatto todavía no comenzó a entrenar a su personal. Lamentable. El estado de las instalaciones, como verán en las fotos esos baños no se les pega la mugre de un día a otro: necesitan semanas. Asqueroso. Los servicios adiciones como WiFi: todos pidiendo la clave, todos preguntando de nuevo porque no funciona. Fibertel el proveedor alternativo tampoco funciona y siento que avala el servicio del Restaurante. Acaso no tienen técnicos o personal que controle el sistema? Olvidate.

Y así sigue Il Gatto haciendo cada vez más decadente el centro Cordobés y nosotros, los eternos enamorados del maltrato volvemos una y otra vez como quinceañera esperanzada. Y ellos que saben que su clientela es poco exigente, sometida, marquista y careta te reciben con el mismo menú de hace 10 años. Pero con peor servicio.

Total te queda La Mora y sino McDonalds que de última si le pones mostaza y ketchup entra como trompada y gastas encima un poco menos que en Il Gatto.

Mozo, la cuenta!   Baño de Il Gatto Limpieza Limpieza Baños de Il Gatto Manu de Il gatto sin sabor Restaaurante Il Gatto Patrocionio

Cirque du Soleil en Córdoba: Backstage

A ver.

A veces la vida nos sorprende y nos regala momentos, creo que éste fué uno de ellos. Sin saberlo conocimos a Stephane y Emilie en plena calle y compartimos un riquísimo almuerzo. Sorpresa fué saber que eran parte del Cirque du Soleil que estaba visitando la ciudad de Córdoba por primera vez.

Así que luego de un tremendo locro con empanadas para festejar el día del Trabajador en Salta La Linda nos pusimos a recorrer algo la ciudad y charlar sobre la vida. Es increíble que las personas, de diferente puntos del mundo tengan conversaciones sin presiones y que se disfrute de la compañía apenas conocidos. Al menos eso nos pasaba a nosotros.

Y aún más sorprendente fué cuando nos invitaron a “visitar” el Cirque du Soleil con su espectáculo Corteo desde el Backstage. Cómo sería eso? Increíble puedo asegurarles. La “idea” de lo que es un Circo y lo que tenemos en nuestras cabezas se desploma al recorrer los espacios de una verdadera ciudad llena de Artistas, Técnicos, Costureras, Médicos y espacios llenos de actividad en todo momento. Sectores de Lavandería, Cocinas impecables, Baños que eran una envidia y sectores para practicar todo el arte que desplegarían minutos después.

Aquí un pequeño resumen de lo que pudimos vivir desde “atrás” de este Show impresionante. Es una sensación muy extraña la que pudimos ver minutos antes con los artistas saliendo al escenario,  con nervios, ansiedad, practicando, calentando, sonrisas y tantos rituales personales y grupales y a la vez observando todo lo que pasaba en vivo para luego verlos brillar ante tantos cordobeses.

Altamente recomendado, el Show del Cirque Du Soleil con Corteo estará en Córdoba hasta el 25 de Mayo para luego dirigirse por 2 meses a Buenos Aires. Disfruten y no se pierdan este show lleno de magia u emoción!

Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com

Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com
Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com

Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com

Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com Cirque du Soleil - Argentina - www.lisandroenrique.com

10 Consejos para el Éxito de tu Boda

Ya he hablado hace un tiempo de la importancia que tiene la Fotografía en una Boda. El más importante en realidad porque es el único recuerdo que queda, y también de los tiempos en la organización del Casamiento en sí.

Debido a un artículo publicado por una colega de Brasil, me tomo el tiempo para meditar sobre esto y extender un poco más los consejos sobre la Organización y el éxito de una Boda.

No voy a hacer mucho hincapié en la elección del Fotógrafo, ya que creo que hay un Fotógrafo para cada Cliente y un Cliente para cada Fotógrafo, pero es importante que dediquen un tiempo importante a la búsqueda y elección de una de las personas que estarán con ustedes todo el día de la Boda en el mejor de los casos y que luego lo verán reflejado en las fotos que quedarán de recuerdo. El Fotógrafo debe reflejar lo que sintieron  ese día, desde su propio punto de vista y estilo y que la Celebración se pueda sentir desde las imágenes.

1. HAGAN UNA SESIÓN PREVIA DE FOTOS

La Familia y los Amigos conocen a la pareja que dará el Sí. Los han recibido en reuniones, encuentros, festejos y muchas situaciones sociales. Pero, los han visto solos? Han podido ver como son ustedes cuando están juntos? Esta es una fantástica oportunidad para mostrar lo espontáneos que pueden ser y compartirlas por privado o mostrarlas la noche de la Boda. Además es la mejor manera de ir entablando una relación con el Fotógrafo que servirá para un mejor registro de la noche de Bodas.

Y si se animan a más: porqué no hacer un Trash the Dress?

DSC7495.jpg
Lucila-y-Mauro-Fotos-Sesion-Previa-Fotografo-de-Bodas-Cordoba-Casamientos_DSC0640.jpg
DSC0384.jpg
 www.lisandroenrique.com

2. LOS PREPARATIVOS O GETTING READY

EL DÍALLEGÓ. Sabemos que los Preparativos de la Novia son muy importantes, porque en sí es toda una Ceremonia. Pero también es un día de nervios y apuros.

El mejor consejo: busque un lugar tranquilo, relajado y donde puedan tratarte como una Reina. Un Hotel es la mejor opción: iluminado, con vista a parte de la ciudad y con el suficiente espacio y orden para mantener la calma y poder recibir a los familiares y algunas amigas que siempre ofrecen ayuda.

Para el registro Fotográfico estos espacios ofrecen muchísimas ventajas, tanto de ambiente como iluminación y pueden trabajar más tranquilos e ir realizando la cobertura de los Preparativos de la Novia en los detalles como el Vestido, zapatos, miradas y maquillaje y las situaciones que se presentan en ese momento.

El Novio? También es una perfecta opción, pero en un piso diferente!

2-_DSC5338-Lucila-y-Mauro-Lisandro-Enrique.jpg
11-_DSC7708-Lucila-y-Amilcar-Fotografo-de-Bodas-Entre-Ríos.jpg
Fotografo-de-Bodas-en-Brasil-Porto-Alegre-Casamientos-en-Córdoba-Lisandro-Enrique_DSC8248.jpg
Fotografo-de-Bodas-en-Brasil-Porto-Alegre-Casamientos-en-Córdoba-Lisandro-Enrique_DSC8123.jpg
DSC6266.jpg

3. LOS INVITADOS Y LA MÚSICA

PFFF! Que tema! Los invitados desde mi punto de vista es uno de los factores Claves para el éxito de una Fiesta. Pero de la mano de la Música. Entonces cómo se resuelve esto?

Simple: invitar a quienes realmente desean estar esa noche con ustedes. Los invitados deben compartir nuestra mixm alegría y deben tener las mismas ganas de divertirse que la pareja. Ellos serán los que le darán pulso a la noche. Siempre digo que “hacer número” no es la garantía, y como todo la Calidad prima sobre la cantidad.

Y la Música?! Un detalle por más importante, tanto para la pareja los invitados e incluso para el Fotógrafo! La Música marca el ritmo de una noche, y un buen DJ sabrá como administrar esta energía. Pregunten, consulten y pacten reuniones con los posibles DJs. Hagan una lista de canciones que Sí o Sí quieren que esa noche suenen, pero también confíen en el DJ y den libertad para manejar la pista.

Ver a los invitados cantar, expresarse y saltar al ritmo de la música no tiene precio, y también dará al registro momentos increíbles.

Fotos-de-Boda-en-Campo-Norte-de-Lucía-y-Sergio_DSC0468.jpg
DSC1780_Bodas-en-Salon-Casapueblo-Leti-y-Fede-Fotógrafo-Córdoba.jpg
66-_DSC9761-Lucila-y-Amilcar-Fotografo-de-Bodas-Entre-Ríos.jpg
Fotografo-de-Bodas-en-Brasil-Porto-Alegre-Casamientos-en-Córdoba-Lisandro-Enrique_DSC9741.jpg
Fotos-de-Boda-en-Campo-Norte-de-Lucía-y-Sergio_DSC0451.jpg
Fotos-de-Boda-en-Campo-Norte-de-Lucía-y-Sergio_DSC0723.jpg

 4. RELAJARSE Y DEJAR LA EMOCIÓN SALIR

Un día que no se repite. Es fácil pedir que la Novia y el Novio ése día estén relajados, pero muchas cosas vienen a la mente: que todo salga bien, personas queridas que estarán, y personas importantes que ya no están… todo eso hace que la Emoción esté a flor de piel y muchas veces las lágrimas no se puedan contener: déjenlas salir!

Son hermosos momentos para registrar y que ayudan a descargar tensiones en muchos casos!

Muchas Ceremonias religiosas vienen con palabras hermosas y muy personas por parte del Oficiante, y en otras son los Invitados quienes dedican palabras o un pequeño discurso: presten atención a lo que dicen y déjense llevar por ellas.

DSC0615.jpg
DSC6423.jpg
Fotografo-de-Bodas-en-Brasil-Porto-Alegre-Casamientos-en-Córdoba-Lisandro-Enrique_DSC8406.jpg
Fotos-de-Boda-de-Caro-y-Luis-Marcos-Juarez-CordobaDSC07884.jpg

5. ELEGIR EL LUGAR Y LA DECORACIÓN

Otra de las claves al momento de realizar una Boda. La elección el Salón o espacio viene condicionada por varios factores, desde la cantidad de invitados hasta el origen de éstos. Es accesible? Se pueden tomar taxis al regreso? Es amplio y cómodo? Además de todo esto, deben prestar atención a detalles como el techo, la iluminación y los detalles de iluminación, y por supuesto la pintura de las paredes. Son detalles que suelen pasar por alto, pero en la noche de la Boda todo forma parte de un conjunto y no es agradable ver cables colgando, lámparas sin luces y techos descuidados.

Procuren no elegir salones oscuros, con paredes negras o de otro color. Aunque no lo crean, este tipo de detalles pueden afectar hasta el humor de los invitados.

Con respecto a la decoración pueden elegir los extremos: lo sencillo y lo majestuoso y eso es tan personal como la elección del Vestido de Novia. Una decoración sencilla pero con muy buen gusto, centrada en los pequeños detalles puede convertir un espacio en algo mágico, y en el otro extremo una Decoración llena de flores, mesas finamente decoradas y paredes cubiertas pueden hacer que los invitados se sientan en un espacio único. Busquen Decoradores que tengan experiencias y que puedan mostrar trabajos reales con soluciones reales.

2 DSC00808 Decoración de Bodas.jpg
1 DSC00817 Decoración de Bodas.jpg
 www.lisandroenrique.com
_DSC8645.jpg

6. EL GRAN SECRETO: LA LUZ

Si eligieron casarse de día, la Luz es un factor por demás importante. SI eligieron un salón, aprovechen esto.

De nada sirve organizar una Boda en pleno día o por la tarde si el salón o los espacios de la Boda son cerrados y no dejan ingresar la suficiente cantidad de claridad. La magia se pierde.

Y la cantidad y calidad de luz depende de la época del año también.

Muchas parejas hablan de ciertas limitaciones para casarse de día, pero no son tales. Muchas Bodas están comenzando por la tarde temprano y terminan entrada la madrugada y se disfrutan el doble! Además dan la oportunidad de un registro fotográfico más amplio y con muchísimos matices.

Bodas_Fotografo_La-Rioja_Cordoba_ArgentinaDSC8107.jpg
Bodas_Fotografo_La-Rioja_Cordoba_ArgentinaDSC06991.jpg
DSC070931.jpg
Bodas_Fotografo_La-Rioja_Cordoba_ArgentinaDSC07204-Version-3.jpg

7. LA NOCHE TAMBIEN ES IMPORTANTE

Así como muchos prefieren el día, otros la Noche. Y esto no debe ser una limitación a la hora de organizar tu Boda o decorarla, y mucho menos conseguir un registro Fotográfico completo con condiciones de luz nocturnas.

Muchos celebran la Ceremonia Civil en espacios abiertos, en Salones que cuentan con Jardines, pero sucede algo: quien está a cargo de la Iluminación piensa que sólo el Juez debe estar iluminado para poder leer las Actas. Error. La pareja es lo importante, ellos deben estar perfectamente iluminados tanto de espaldas al público como de frente al Juez, y los invitados también deben contar con la iluminación correcta.

Busquen y elijan salones y Decoradores que pueden brindarles soluciones en estas situaciones. Su Boda va a lucir mucho mejor, y no es más caro! A veces recursos creativos cambian por completo un espacio y convierten un lugar común en algo mágico.

1 DSC04685 Boda Gay e Igualitaria Francisco y Pablo.jpg
2 DSC04688 Boda Gay e Igualitaria Francisco y Pablo.jpg
3 DSC04709 Boda Gay e Igualitaria Francisco y Pablo.jpg

8. ILUMINACIÓN Y HUMO

El iluminador quiere desplegar todas sus luces. Además quiere mostrar que tiene mucho circo y decide encender exactamente cada 4 minutos la máquina de humo.

Perdón, están estirando la mano para ver si hay alguien delante en la pista a quien no chocar? Exactamente. No se puede ser nada, no sirve, es molesto y en el 90% de los casos arruina tanto a la Fotografía como al Video. Nada se puede capturar.

Lamentablemente muchos servicios de Iluminación o Sonido no poseen Humo “Pesado” y sólo poseen el humo que molesta e inunda todo el lugar. El Humo Pesado es el que sólo permanece a pocos centímetros del piso y es bellísimo para momentos del Vals, y en la fiesta también!

Aseguren de explicarle estas razones a quien sea responsable de esto: un poquito está bien, demasiado o seguido es molesto y no es necesario el Humo para hacer lucir las luces.

Y las luces en el Vals siempre blancas. Porqué transformar en Shrek a la pareja con luces verdes o azules? Acaso es un circo? Luces LED en ciertos puntos de la pista pueden brindar una buena iluminación e incluso ayudar a la fotografía. Como todo, los excesos no sirven.

_DSC8726 Decoración de Bodas.jpg
 Fotógrafo de Bodas en Argentina, Cordoba. www.lisandroenrique.com
_DSC9316.jpg

9. DISFRUTAR, DISFRUTAR, DISFRUTAR

Debe ser l apalabra que más utilizo con las parejas en las reuniones y que trato de grabar en sus mentes el día de la Boda: ese día no se repite, se debe Disfrutar.

Por lo tanto: que hacen sentados ahí? A la pista! A bailar! Sin parar y hasta que el cuerpo pida basta, incluso así deben seguir!

Sus invitados quieren verlos felices y disfrutando, si ustedes bailan, se ríen, divierten, gritan y alborotan contagiarán a sus amigos y familia y ellos harán los mismo. Volvemos al inicio! El éxito de una fiesta son los Invitados, pero Ustedes los responsables que se diviertan!

Fotos-de-Boda-en-Campo-Norte-de-Lucía-y-Sergio_DSC0488.jpg
DSC2232.jpg
39-_DSC9213-Lucila-y-Amilcar-Fotografo-de-Bodas-Entre-Ríos.jpg
Fotos-de-Boda-de-Caro-y-Luis-Marcos-Juarez-Cordoba_DSC9351.jpg

10. PERSONAS IMPORTANTES, FOTOS MEMORABLES

Muchas parejas consultan sobre hacer o no fotos de “Mesa”. Se usa? No se usa? En lo personal no creo que se trate de lo que está de moda o lo que parece clásico. Considero que hay personas muy importantes en la Noche de Bodas y es hermoso tener los recuerdos de éstas con nosotros. Abuelos, hermanos y familia cercana son los principales.

Si no desean hacer “Fotos de Mesa” pueden optar por un espacio de fotos para hacer bellísimos retratos. Es el mejor regalo que podrán hacerle a esos invitados tan importantes para ustedes, y de paso salir un poco de lo “clásico”. Y siempre las tendrán con Ustedes.

Mi consejo es: hagan esas fotos que quieren tener. El Fotógrafo debe adaptarse a ustedes manteniendo su estilo personal.

_DSC8808 Decoración de Bodas.jpg
 Fotógrafo de Bodas en Argentina, Cordoba. www.lisandroenrique.com

11. RESUMEN

Quizás pueda resultar repetitivo pero en todas estos pequeños consejos de mi visión como Fotógrafo creo poner algo de experiencia y creo que todo esto es la Clave para que su noche de Bodas sea exitosa y un recuerdo del cual hablen todos sus invitados y ustedes la recuerden para siempre.

uizás deba agregar a título personal que en la elección del Salón o Servicio del mismo consideren aquellos en los cuales aseguren un buen trato con los Proveedores externos: Fotógrafos, Videógrafos, DJs, etc. Éstas personas también hacen la fiesta y deben ser tratados con respeto y brindarles la mayor comodidad posible. Después de todo nosotros aconsejamos también!

Muchos servicios de Salones ni siquiera brindan un vaso de agua a quienes están trabajando por muchas horas, ni hablar de algo para comer y esto puede producir que quienes trabajan para Ustedes no puedan hacerlo con las mismas ganas.

Pregunten, consulten, pidan opiniones de los salones y experiencias de otras Parejas. Muchos de ellos estarían gustosos de darlas.

Y por supuesto, DISFRUTEN, una vez más!

Esta es nuestra Historia

Muchas veces lloré imaginando mis palabras frente a todos el día de nuestra Boda. Si, yo. El que no proyecta y se centra en el hoy. Imaginé las escenas, las caras de quienes sonreirían y de los que permanecerían serios. Y tus lágrimas. Y cuánto me iba a ahogar al tratar de decir lo que significas en mi vida.

No lo imaginé. Lo sentía. Lo sentía adentro mío como si estuviese pasando en ese mismo momento, y me ahogaba, lloraba y me retorcía de dolor. Dolor de Amor.

Siempre quise sentir eso. Y desde que llegaste traté de desconfiar una y otra vez de que quizás, no eras esa persona que me haría feliz el resto de mi vida. Son las maneras de boicotearse supongo. Siempre pensamos que lo mejor, no es lo que tenemos con nosotros, sino lo que supuestamente no llegó y que no siquiera conocemos.

Mis palabras para nuestra Boda comenzaban así: “La noche que lo conocí a Carlos era la noche más oscura de mi vida. Estaba en el fondo del abismo. No había salida. No había nada y pensaba que mi vida terminaría al día siguiente.

Cuando lo tuve al frente y me sonrió, la vida se iluminó.”

Mis lágrimas siempre comienzan a brotar y a ahogarme en el segundo renglón… Siempre. Porque quien haya sentido alguna vez que esta abajo de todo, perdido, sin rumbo, puede reconocer lo que significa ver algo, simplemente algo de luz.

Yo, me encandilé.

Mi escena sigue mirándote a los ojos. Y diciendo frente a nuestras familias y amigos, lo mucho que te amo y que me perdones todos mis mal humores, mis idioteces, y mis ganas de levantarme temprano. Que no puedo dormirme una noche sin abrazarte cuando estamos juntos, y que elegiría no comer por estar con vos. Hasta ese punto llega mi sacrificio.

Y hoy agregaría al discurso que jamás, jamás te soltaría la mano.

Después siguen risas, lágrimas, mi hermana llorándole, y mucha gente que queremos aplaudiendo y nosotros mirándonos, y yo sosteniendo tu cara, con tu barba, viendo esa enorme sonrisa con ese traje hermoso puesto y secándote las lágrimas.

Esa es nuestra Historia. Que es Poesía. No es otra cosa. Y no quiero que tenga otro final, porque mi Historia sin vos, no hubiese comenzado a escribirse siquiera.

Esta es mi cabeza. Éstos mis sueños. Hay días que te necesito hasta ahogarme, hay días que pierdo la paciencia, hay días que acepto todo, hay días. Pero de sólo pensar que puede pasarte algo y yo no estar ahí para sostenerte, vuelvo a ahogarme.

No quiero volver a caminar en una ciudad que no tiene luz. No quiero volver a perderme o caer en un pozo. Quiero que una vez en mi vida, la escena que imaginé una y otra vez, se haga realidad. Sostenerte la cara, acariciar tu barba y secarte las lágrimas. Y una, como tantas veces, hacerme más gigante ante vos, y apoyar tu cara en mi pecho y decirte: “Todo va a estar bien, nada te va a pasar.”

Te Amo, ésta es mi voz.

El Regalo

Suena “The Gift”.

The Gift por Annie Lennox – Best of on Grooveshark

Decidí dejarlo sonar cuando sentí la necesidad de escribir algo que hace tiempo tenía ganas de hacer. Y que hace menos de un minuto un renglón  de texto en un mensaje privado de una de Mis Quinceañeras me hizo reaccionar… fué como esas palabras claves que usamos para no olvidarnos de algo importante, como un disparador. Y pensé: “nunca escribí sobre eso que necesitaba hacer…”

Cuando volvía de un Evento hace un mes atrás pasé a saludar a una vieja conocida de mi pueblo que justamente está viviendo en la ciudad donde tuve que ir a registrar una Fiesta. Semanas antes estuvo insistente por mensajes, averiguó mi teléfono, me escribió, me pidió que vaya a visitarla, que me quede en su casa y pase la noche ahí incluso… y la verdad que por dentro sentía que no tenía nada que me una a ella. Fuí incluso, esquivo a la invitación, siempre aludiendo que vería cuestiones de tiempos  y bla bla bla.

Llegó el día de la Fiesta en el pueblo, y nos quedamos a dormir en un pequeño hotel. Pero al despertar me dije que no podía irme sin pasar al menos a saludar a Vicky.

Vicky, esta chica de mi pueblo de infancia, era una más de las tantas que iba al Colegio de Monjas cuando yo era chico. Es mayor que mi hermana que ya de por sí me lleva 4 años así que la verdad nunca tuve con ella mucha relación, salvo la que se genera en los pueblos en la cual todos somos conocidos, y donde tu tío es amigo del hermano y la madre vive a la vuelta de la casa de tu abuela y su madre fue tu maestra en segundo grado y quizas su hermano fué tu dentista. Si no fuese por todas esas conexiones, de Vicky yo no tendría mayores referencias.

Sólo recordaba de ella su enorme sonrisa, su pequeña altura y sus lentes. Era lo único que recordaba.

Decidí escribirle un mensaje. Llamarla mejor. Y me atendió como ansiosa. Le dije que podía pasar unos minutos porque debíamos regresar a Córdoba rápido, lo cual era cierto, y la noté bien feliz por teléfono.

Al acercarnos a su dirección, mi percepción de ansiedad fué real porque ya estaba afuera esperando a mas de una cuadra de distancia. Y su sonrisa, la de mis recuerdos, estaba intacta. Sólo los lentes habían cambiado y en ese momento pensé para mis adentros: “…viste que pelotudo que sos a veces? si no hubieses venido, no tendrías esta sonrisa…”

Un abrazo, un beso. Y pensé docenas de razones de porqué alguien que sólo te conoció de chico, te podía demostrar tanto cariño y hacerte sentir tan cómodo.

Hablamos. Chusmeamos. Y nos sentimos cómodos. Y nos despedimos.

 

Cuando regresábamos, volviendo por una ruta con árboles a los costados y mirando todos esos palitos a toda velocidad comenzaron las preguntas y los pensamientos en voz alta.

-¿Y porqué te tiene tanto cariño? Me preguntó el Gordo. -Y no sé. Supongo que es porque de chico yo era muy mimado en el Colegio.

-Mimado? -Sí, era como el nenito de ojos verdes, y todas venían y me agarraban en los recreos y se peleaban entre ellas sobre cual sería mi esposa y con cual me iba a casar.

-JAJAJJAJAJA y mirate ahora! respondía el Gordo con su naturalidad. -Y sí… pobres… jajajaj era insoportable para mí.

-Insoportable? – Sí, yo sólo quería que no me vieran. No quería tener ni ojos verdes, ni ser el lindo, ni ser el centro. No quería porque sabía lo que venía después… pero era imposible escapar de eso. No podes cuando tenes 6 años. 8 años. Y me hacían cantar, y me sentaban en sus faldas, y se paraban en frente a mí y me pedían que abra los ojos grandes… supongo que por ese entonces ellas tendrían 15 años… o por ahí… justo cuando empiezan a pensar en noviecitos… que loco no?

-Sí, debe haber sido, pero debe haber sido bueno, dijo Carlos.

– Sí… ahora que lo pienso, justo en este momento tomo conciencia de algo que nunca había sido capaz de ver. Que tengo que ser agradecido de la niñez que tuve. Ahora soy consciente, gracias a verla a Vicky que si no hubiese tenido esas cosas conmigo, mi infancia hubiese sido un poco bastante diferente. Con todas esas cosas amargas, y nada quizás que balancee todo un poco. Me acabo de dar cuenta de eso, acá mismo, en esta ruta, con esta música de fondo, y sabes que? Debería darle las gracias a Vicky. Debería decirle que gracias a ella, a verla resolví algo que no tenía resuelto de mi infancia. Algo de lo que me sentía culpable, algo de lo que me cuestionaba de mí. Y que si bien, nunca lo pedí, por algo se presentaron esas situaciones. Esas atenciones. Esas preferencias. ¿Sabes qué Gordo? Debería escribir sobre esto…

– Y hacelo, si a vos te gusta.

– Lo voy a hacer. Le voy a dar las gracias a Vicky.

 

Más de un mes. Nunca lo hice hasta hoy.

 

Mientras escribo suena una y otra vez “El Regalo” de Annie Lennox. Y cuando pasé por las lineas anteriores me comenzaron a lagrimear los ojos. Incluso pensando en mi hermana leyendo. Las cosas de afuera se ven tan distintas a lo que uno las vive por dentro. Somos una imagen tan diferente a la que muchas veces proyectamos… mierda.

Y recibo una mail de Mi Quinceañera que me hizo reaccionar… “…Graciaaaaas por alegrarme tanto ese Sábado! Ya se porque todos te adoran ahoraaa.. te quierooooooo un monton.”  Y me respuesta automática fué: “Gracias a ustedes, no por el trabajo, sino por todo lo que me ayudan en otras cosas….”

Ella no podría saberlo. Ninguna de ellas podría saberlo. Porque nunca hablé de esto. Porque aunque parezcan distantes, Vicky y Mis Quinceañeras se conectan con una parte de mí que perdí y que me gustaría recuperar siempre: mi niñez.

Son Mi Regalo. Si supieran cuanto me ayudan, con la energía que regreso cuando estoy con ellas, cuando me río, cuando las escucho, cuando las reto, cuando las hago enojar, cuando vuelvo cansado de sus Fiestas o Sesiones. Si supiesen lo vacío que queda mi departamento. Y lo vacío y gruñon que vuelvo a ser….

Yo tuve una Niñez afortunada. Con todo. Con t-o-d-o  lo que tuve. No me faltó nada: tuve drama, risas, películas de suspenso propias, escapes, aventuras, llantos, golpes, trompadas, abusos, comidas ricas, abrazos, besos, miradas, preferencias y desaires, tuve todo lo que necesitaba para hacerme un poco más fuerte cuando las cosas más adelante no iban a ser tan buenas. Y por eso a veces siento que “algo” de todo eso debo devolverles, de hacerles ver a ellas que la vida que viene es más poderosa si la encaran firmes. Y que son mucho más que una Foto hermosa. Suena creído? Sí. Lo soy. Me hice mi autoestima gracias a todos esos besos y abrazos de “Vickys” que me sentaron en su falda y me dieron la confianza para días como hoy. Fueron Un Regalo todos los días.

 

Necesitaba este tiempo para escribir. Para conectarme conmigo. A veces los regalos se abren rápido rompiendo el papel y deseando tener suerte. Otras veces, algunos Regalos tardan años en abrir para terminar cerrando la caja que los contiene. Vicky con una enorme sonrisa, con un abrazo, con un termo de agua caliente, con su charla amena hizo que recibiera uno que tendría un valor enorme para mí.

Gracias por ayudarme, por protegerme, por apretarme, por estrujarme, por hacerme sentir querido. Por hacerme sentir que tenía valor.

Viajando

Viajando. Una vez más. La noche afuera parece igual a tantas noches donde estuve sentado arriba de un colectivo. ¿Sería distinto viajando en un auto propio? Quizás no elegiría viajar de noche. Eso de seguro. La noche se hizo para dormir y dejar que el sueño reparador nos proteja.

Estaba pensando en cuantos kilómetros viaje el año pasado. Quizás más que todos los kilómetros acumulados en los casi 20 años que llevo en Córdoba viviendo. Ya soy un ciudadano cordobés. Sin dudas. El trabajo de Fotógrafo de Bodas o Quinceañeras me ha hecho estar arriba de algún medio de transporte más tiempo que otros años: sesiones previas, bodas, cumpleaños… Fiestas… Y una y otra vez cada viaje es nuevo.

Siempre.

Y este año no será distinto. Los límites se agrandan y no queda otra que ir donde esta el trabajo. De cierta manera tiene una relación con mi padre este punto. El otro día recordaba en mi casa, en uno de sos tantos momentos en los que,os pensamientos vienen como voces que necesitan tener un diálogo con uno mismo que en mi infancia muchas veces mi Padre estuvo ausente por razones de trabajo. Al ser Abañil, iba donde estaba el trabajo. Y cada tantas semanas volvía.

Creo que es la primera vez en toda mi vida que soy consciente de este hecho en la vida de mi papá.

No podría decir que a mi padre le costará mucho estar afuera de su casa, ese es un punto de diferencia que tenemos y el gen de “estar” en el lugar que sentimos y creemos nuestro lo herede de mi mamá. Me encanta viajar, pensar, escribir, observar, sentir. Pero siempre. Quiero volver. Más cuando tenes un corazón que está esperando o una espalda a quien abrazar. Me tira como dice el dicho que la sangre tira.

Cada año que pasa extraño más. Y cada noche deseo abrazar más fuerte. El deseo de no soltar se hace más evidente y subir a un colectivo para dejar atrás mi casa muchas veces pesa un poquito más. Se disfruta luego, pero arrancar cuesta.

Suena una canción en francés solo acompañada de una guitarra y un piano. Es ideal para esta hora de la noche. Afuera la el cartel de la ciudad de Montecristo acaba de darme la despedida en nuestro paso por la ruta, adelante la ruta. Y un camión.

Viajar. Otra vez viajando. Y esperar que la noche en la ruta me resguarde y cuide,

Los hay un corazón que quiero sentir latir. Y una espalda que abrazar.