La mochila

Personal

 

Hace unos años ya, una persona especial para mí (ella sabe quién es) me dijo: “…fijate bien lo que vas a cargar en la mochila en el viaje…”

En ese momento pensé que aquel viaje iba a ser “ese” viaje, después me di cuenta que no lo había sido… terrible fue mi decepción, y mi angustia.

Hoy emprendo un nuevo viaje. Voy a tratar de no pensar demasiado si será “ese” viaje o simplemente es uno más. Trataré de sentir más y pensar menos. Lo que si sé es que esta vez solo me acompaña una mochila y está casi vacía. Nada me pesa.

Una sola mochila y yo. Miles de fotos en mi cabeza y mis recuerdos buenos y algunos no tan alegres que con los días se irán difuminando como las distancias…

Recién ahora puedo dimensionar esa frase. Pero mi mochila va liviana.

Recién ahora me entran los nervios, atrás quedan abrazos y deseos de un buen viaje. Por delante, y como dice mi padre: “Quiensaaaaaa!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *