Sociedad 2.0

El desarrollo de la interacción online en el ámbito de las relaciones sociales y comerciales ha experimentado un boom en los últimos años. Tan es así que hoy no podríamos concebir una sociedad sin internet y carente del extenso entorno que nos brinda. La multiplicidad de las diversas formas de comunicación se produce en dos sentidos, porque así como recibimos una información procedente de innumerables fuentes, también nosotros podemos, a través de la red y en el marco de la Sociedad 2.0, enviar mensajes de variados contenidos a una gran cantidad de receptores.

El valioso comercio electrónico o e-commerce

La red, además de un fabuloso emporio de comunicaciones sociales, es un medio en el cual tienen lugar a diario miles de transacciones comerciales. Las empresas basan la exposición de sus productos y servicios en plataformas multimedia adecuadas para la mejor presentación de los mismos a los usuarios y potenciales clientes. Algunas de estas plataformas, como Groupon, exhiben las ofertas de los diversos artículos con una necesaria estética y las resaltan en fondos combinados y atractivos. Esta estructura para brindar la información es esencial en propuestas como las ofertas en belleza para mujeres, las que suelen tener elementos de fuerte aprehensión intuitiva destinados a un público femenino exigente en cuanto a resultados, calidad e innovación.

Las Redes Sociales y la interacción: ¿existen límites previsibles?

Lo cierto es que no. Cada día disponemos de nuevas aplicaciones que nos permiten innovadores y asombrosos medios para expresarnos y abrir nuestro pensamiento al mundo, además de lograr un acervo de conocimientos provenientes de diversas culturas que llegan a nuestro sitio social en la red. Esto no significa que no podamos controlar nuestra privacidad en esta avasallante Sociedad 2.0 sino todo lo contrario, pues la legislación regula el funcionamiento de los contenidos que nos envían, otorgándonos la libertad de aceptarlos o no. En el crisol que despliega la red funcionan innumerables páginas web tan accesibles como seguras. En ellas buscamos contenidos útiles para trabajar y para estudiar, ofertas en shopping en general para enterarnos acerca de nuevos productos y servicios, noticias y entretenimiento para todas las edades y preferencias. Es un hecho que con la adquisición de los bienes y de los servicios en forma online logramos maximizar el rendimiento de nuestro dinero, accediendo a descuentos y condiciones de compra que de otro modo no serían posibles. Y, a propósito de “no ser posible”, diremos que es un concepto que pierde vigencia en forma estrepitosa: en la Sociedad 2.0 los significados de “posible” y de “alcanzable” tienden a infinito.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *